incendio en tus mejillas

A Sakura le gustaba observar a Somei desde esa banca blanca pintada de estrellas, le parecía tremendamente gracioso ver como Somei se daba cuenta que ella le miraba. Y sus mejillas se prendían en fuego vivo y se tintaban de color rojo (o cereza) vergüenza. Les salían llamas y le ardía el lunar que estaba a un lado de la mejilla izquierda; Sakura estaba segura que en más de una ocasión le había escuchado -y estaba segura que también Somei lo escuchó- pedir ayuda a gritos. Como si lo único que pudiese apagar ese fuego intenso en sus mejillas fuese un beso de los tibios y rosados labios de Sakura. (que siempre estaban sonriendo de verle así)

6 comentarios:

Marie L. Ross dijo...

El texto precioso, el diseño aún más. Espero poder seguir leyéndote :)

For the heart i once had dijo...

Que tremendamente preciosa es esta entrada, me recordó lo lindo que es el amor en los primeros años, o la inocencia que se tiene (:

Un beso grande muchacha!:)

MeryC dijo...

Me encantaría estar sentada en el banco de enfrente para verlos (y espero que Sakura le dé el beso)


Una bolsita llena de sugus de naranja.

Snow dijo...

Encantadores <33
Me encanta el diseño, es simple, es perfecto.
Me alegra volver a leerte.

Centinela dijo...

Me encantan los amores dulces y azucarados, así así, claro, pero solo verlos o leerlos, porque confieso que en la vida real me enloquecen los hijos de puta, cabronsotes cabronsotes.

(buscaré un poco más sobre las historias de Sakura y Somei)

Raquel dijo...

Oh, que texto más cuqui :)
Creo que ya te sigo, porque este blog, el diseño, es algo diferente a todos los que, de momento, he visitado haha así que... no sé si lo he hecho bien :( Y bueno... ¿de dónde eres y esas cosas? Nombre... porque creo que no hemos hablado nunca :O ¿cómo has topado con mi blog pues? :O es que me sorprende que alguien me comente, porque por desgracia no lo hacen muy a menudo, por no decir nunca TT
Y si... ellos tamnbién son mi vida ♥

Publicar un comentario

(Ten cuidado, porque mis demonios odian el spam, y lo aniquilaran sin piedad alguna)