Pies izquierdos.


Amargo se dio cuenta, ayer, mientras garabateaba unos corazones de mermelada en sus galletas recién horneadas, que el corazón si sabe andar, sabe caminar y también correr, lo malo es que eso conlleva a tropezar y por ende a caer. Es que el corazón usa la torpeza para caminar, se apoya de ella cada vez que sus piernas (esos palitos que parecen sorbetes al viento) le fallan. ¡Ah corazón que tiene dos pies izquierdos! Lo mas curioso es que nos gusta regañarlo hasta por tropezar tantas veces hasta que se tapa los oídos y no quiere escuchar ni al viento, cuando nosotros mismos le hemos enseñado como andar en la vida. Si el tropieza, nosotros caemos. Si el cae, nosotros tenemos que levantarnos, así debería de ser. Pero en lugar de ello, nos dejamos ir encima de el como si fuera un bulto de hojas recién caídas de los arboles de otoño anaranjado.

Amargo dice que también a veces sucede atreves, que nosotros tropezamos y el que lleva el golpe el corazón. Pobrecito, tiene tantos raspones y abolladuras producto de infinidad de caídas bruscas, que en vez de sanarlo nos dedicamos a hacerle limonada para que cuando la beba le arda mas.




18 comentarios:

Ms.Cyanide dijo...

En vez de regañarlo y darle limonada deberíamos ponerle un par de tiritas y arroparlo con una manta hasta que se mejore. O darle la mano para que se levante cuando caiga. Pero no nos damos cuenta de esas cosas.

CeReCiTa* dijo...

Querida Carol magnífico blog :)
te sigo
siguime en mi otro blog :)

http://princesailusa.blogspot.com/

Camille. dijo...

en todo caso depende de la intención que se tenga, muchas veces me dijeron cosas "duras" pero viniendo de alguien que me quiere mucho, uno tiene que aprender a verle el lado bueno :)a todo esto, me ha pasado que muchas veces me caigo y me hago una cicatriz, pero en vez de curarla la agrando más (a veces) ocurre que, no encuentro la cura correcta... en fin apenas la encuentro creo que se cierra, amé tu blog te sigo♥

eliale dijo...

me encanta como me recuerdas que el corazón es parte de mi & yo de él...

Tienes tanta razón al decir que si el cae, nosotros lo hacemos también...


Dos pies izquierdos... pero mínimo ha aprendido a caminar :D


un besote

Mayra dijo...

Me ha encantado lo que has escrito :) un beso! que estés bien. Por cierto... la nueva imagen del título me encanta!

J. dijo...

Ame tu blog! Me súper gusto (: muy linda entrada y me encanto la anterior !
Besito (:

Jennifer Dieste dijo...

Simplemente me encanta...
acabo de descubrir tu blog por casualidad, pero ya te has ganado una nueva seguidora :)
Un beso(K)

Marina dijo...

IM-PRESIONANTE
Por cierto me encanta la cabecera del blog :)
Besos

fragile_tear dijo...

Ohh qué bonito Dios míooo!!
Me ha encantado, precioso, delicado, fantástico, especial, único...
Kusses!!

Blanca dijo...

Seguro que una chocolate calentito le ayuda a recuperarse, el ácido no sienta bien :)
Muy bonito, y además original, que hace falta por estos mundos. El nombre es interesante, Amargo...
Un beso.

For the heart i once had dijo...

Esta entrada me dejó pensando en todas las veces que se lastimó, en las que el corazón pasó a ser un segundo plano, cuándo siempre fue el primero.
Un beso enorme muchachita!♥

Mr. X dijo...

Alucinante, me ha dejado sin palabras
Preciosa la nueva cabecera
Un beso

Alma de mandarina dijo...

No, a los corazones se les tiene que saber querer.

Soñadora E dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Soñadora E dijo...

Que razón llevas, deberíamos achucharle mas a menudo!
Siento no haberme dado cuenta del premio que me diste, pero no tengo tiempo de entrar y casi no puedo ni comentaros :(
De todas formas muchiissiimas gracias de verdad!!!
Un beso muuy grande =D

Pα' Pσυℓαιи. dijo...

Yo propongo curarlo a base de tiritas, en vez de darle limonada...
Se lo merece, ¿no crees?
Te sigo; me encantó tu blog :)

Sick dijo...

Nos dedicamos a destrozarlo cuando deberíamos cuidar de él como si fuese de cristal. Somos tontos después de todo, teniendo en cuenta que haciéndole daño al corazón, nos lo hacemos a nosotros mismos. Pero es que no aprendemos, eh... no hay manera...

fragelle. dijo...

Aprender a sanar es difícil, pero nadie dijo que no lo fuera. Es verdad lo que dices me encantó tu texto.

Publicar un comentario

(Ten cuidado, porque mis demonios odian el spam, y lo aniquilaran sin piedad alguna)